Nuestro Colegio

El Colegio Nueva Colombia IED es un establecimiento educativo oficial de la localidad de Suba, adscrito a la Secretaria de Educación del Distrito Capital...

Leer más >>

 

PROYECTO “PERIODICO DIGITAL”

El objetivo de este proyecto es brindar a los estudiantes estrategias y espacios necesarios para la adquisición de hábitos lecto – escriturales y comunicativos...

Leer más >>

Colegios Amigos Del Turismo

El turismo ha sido fundamental para la economía de muchas naciones. Se ha constituido en un elemento clave de crecimiento económico y desarrollo del mundo... 

Leer más >>

MI FAMILIA

MI FAMILIA 

La unión no se mide por la cantidad de miembros que hay en la familia, si no por la unión que hay en ellos

Familia UnidaLa familia es el conjunto de personas por la descendencia de la unión de determinados progenitores (madre y padre). Es un elemento fundamental y natural de la sociedad. Mi familia bueno mi núcleo familiar está formada por mi mama (Marina Chaparro), mi papa (Fernando Tabares), mi hermano (Bryan Andrés) y mis sobrinos (Bryan Steven y Matías) .Ellos son la razón de mi existir por ellos quiero salir adelante ser alguien en la vida; en todas las familias hay problemas y obstáculos bueno pues la mía no es la excepción peleamos, gritamos de todo, lo bueno de ello son las reconciliaciones.

Leer más: MI FAMILIA

Nuestros Escritores

 

Cuento 1

LA HISTORIA DETRÁS DE UN GRITO QUE SE AHOGA 

LA HISTORIA DETRÁS DE UN GRITO QUE SE AHOGA.El sol se ha acabado de esconder en el horizonte. Empieza una noche fría y agitada, muy común dentro de la cotidianidad de la capital. La señora Marconi cierra la ventana que da ha dado claridad a esa pequeña alcoba durante todo el día, mientras se coloca las últimas piezas de su colección de joyas de diamantes en las orejas. Tiene especial cuidado en no dañar su extravagante peinado al mejor estilo de Lady Gaga.Se aplica un poco de perfume Channel N°5, ya que siempre ha sido su favorito. Dobla su mirada al espejo para perfeccionar cada detalle de su tan cuidada imagen, a la vez que se define a sí misma como una reina de belleza a pesar de su edad. 

Toma su cartera de mano y las llaves del carro como ante paso al cierre de la puerta de su habitación.Se dirige lentamente al garaje, pues los tacones de plataforma que lleva puestos estancan cada paso. Cruza la sala de su casa, dónde días antes habían velado a su difunto marido. Un escalofrío corre por entre su media velada y va subiendo rápidamente por el vestido de gala, hasta erizar los minúsculos vellos de sus brazos. Se detiene y suspira tres veces, pues en su destino de esa noche, romperá la promesa que fielmente juró ante su marido veinte años atrás, donde el principal testigo se encuentra en un restaurante esperando a su amante con los papeles de la herencia en esas manos. La conciencia se le está empezando a ensuciar, pero está segura de que ya no hay paso atrás. Mirando de improvisto al suelo, se da cuenta que se encuentra ante las escaleras, que no había podido detallar por la delicada oscuridad del lugar. Como estaba muy lejos del interruptor para encender la luz, decide continuar su camino y dirige una zancada débil hacía el primer escalón, con tan mala suerte que se le tuerce el pié adornado con la hermosa pieza de quince centímetros. En cuestión de contados segundos, la señora Marconi rueda por las escaleras apoyando todo su peso corporal en la región cervical de su organismo. Cerca de siete vueltas y media se han llevado la vida de esa mujer, que siempre se había caracterizado por su reconocimiento en la farándula nacional y el elevado nivel de egocentrismo que poseía por su posición social. La cartera y las llaves del carro habían volado estrepitosamente y  cayeron cerca de la marca de labial que había sellado la señora Marconi con su boca, en su primer contacto con el quinto escalón. Los brazos y las piernas han quedado marcados con hematomas en una posición poco sincronizada.

Ya han pasado un par de horas. El vigilante de turno ha encontrado el  tibio cadáver de la diva reposando en el suelo del garaje. Con medio cuerpo tembloroso, decide tomar el pulso y practicarle los primeros auxilios, pero al no ver una reacción por parte de la dama, llama una ambulancia. En cuestión de minutos, los expertos de la salud han dado un parte negativo y oficializan la muerte de la Señora Marconi ante los medios.

Las investigaciones de rigor se llevaron a cabo rápidamente, y el cadáver ya se encuentra en Medicina Legal. A petición de los familiares de la famosa heredera de hoteles Casa Matriz, el cadáver será cremado sin necesidad de practicarle autopsia. Las siliconas y las láminas de Platino que se había colocado en su cuerpo por cuestión de vanidad y estética, serán molidas en compañía de las espesas cenizas.
La señora Marconi se encuentra ahora desnuda, sin sus fieles joyas y con el cabello despeinado que se camufla en medio de las rubias extensiones. Dentro de una habitación terrorífica, con poca luz, está acomodada la diva, en una camilla ensangrentada, encima de veintidós cuerpos que han decidido dejar su alma esa misma noche. Sus ojos siguen abiertos, quizá su esencia se ha negado rotundamente a abandonar este universo paralelo al infierno. Acaba de llegar el señor que se gana la vida realizando un trabajo tabú para nuestra sociedad. Ha estado muy agotado físicamente y está convencido que pronto será su alma la que convierta en cenizas su cuerpo.  La poca vida en sociedad y la escasa cultura tecnológica, han dado como consecuencia el invisible reconocimiento de la diva más polémica de nuestro país. Al verla, decide enviarla de primera al lugar donde su cuerpo cambiará de volumen y se reducirá a polvo. Toma el cadáver con ambos brazos y lo tiende suavemente en un ataúd reutilizable. Acomoda su cabeza y la acaricia tiernamente. Acaba de recodar el momento de ver el trabajo de las candentes llamas sobre el cadáver de su esposa hacía algunos años. Dirige el ataúd acomodado sobre una camilla rodante, hacía la puerta abierta del horno. Este ya lleva un buen tiempo funcionando a mil doscientos grados centígrados, y las llamas crecen con el paso de los segundos. Bruscamente, el anciano introduce el cuerpo de la señora Marconi en el compartimiento nombrado obligadamente con el número dos. Mira por última vez a la mujer más bella que sus ojos hayan detallado en su sexagésimo cuarto cumpleaños.  Cierra la puerta del horno de inmediato, como quién está obligado a realizar algo en contra de su voluntad. 

Para desgracia del cremador  y para fortuna del amante, la señora Marconi ha abierto los ojos, y ve con horror como su grito se ahoga  en medio del crujido de los huesos.  

Autor: Pedro Fontalvo "1005"

Colegio Nueva  Colombia

Cuento 2

LA NADA Y MI AMADA

Un día como hoy, me levanté dormido, empuñé el papel y le sonreí al olvido, le canté con alegría a la mujer que me olvidó, sin ver que aún sigue en mi corazón. No me tenía claro, pero no me importó y solo como un disparo, mi mente, a la nada voló. En esa misma nada, obvio nada encontré, nada más que a mi amada, a quien mis sueños le conté, con un vestido blanco, en esa nada le importé. Volvió y me tomó como bien lo hizo ayer.

Por esa misma nada creo que sigo vivo, aunque ya nada me importa, parece ser, por ti respiro. Volví de la nada, sin recordar nada, en efecto, me asomé a la ventana y vi un mundo perverso; con espinas en las rosas y mi felicidad en tus defectos, donde hasta las mariposas esconden tus secretos. Sentí la más horrible fobia, por causa, verdad, sabemos, pero volví y me recosté; a la nada volveremos.

En mi nada estoy a gusto, viendo tu silueta al aire, como juegas con felinos y la tranquilidad nos invade. Se asoma bajo tu vestido un niño, creo un hijo mío, parece distinguirme; simplemente me sonrió, has pronunciado su nombre, Santiago, escuché yo, recuerdo ese nombre le pondrías, Santiago, a tu primer hijo. Mi boca más no dijo, no pude preguntar sobre su padre, algo me decía que era yo, pero no pude cerciorarme. Carajo, me alejo de ti de nuevo, todo vuelve a ser oscuro. ¿Por qué caigo de la nada?, si en este mundo no me espera un futuro…
Hola de nuevo seductora frialdad, nos queda algo de tiempo, lo sabes, ¿verdad?, aprovéchame este tiempo mientras siga yo acá, antes de que a la nada visite una vez más. 

 

Autor: Daniel Galindo "1004"

Colegio Nueva  Colombia

 

 

Poema 1

Argumento de un suicidio

Cuando el tiempo ya ha transcurrido

Y a kilómetros de mi llanto, se encuentra tu canto,

siento lo inútiles que fuimos ante el dolor que fue placer,

tan ingrato fue este amor que tristemente nos separo y

hasta el día de hoy nos destruyo.

Aparte de mi rufián amor y cálido dolor;

Pues me he cansado que vilmente en la vida me andes atacando

Y cuan turbia fue mi muerte que aun pena sufre el corazón

Que en vida amo y nunca nadie correspondió.

He descendido al infierno mismo en busca de tan profana alma,

Mis pecados que son solo míos en un cuerpo que ya no es santo,

¡Dios es solo una existencia de una mente corta y fría!;

Pues ya no tengo remedio ni mucho menos consuelo

Ahora me embargan estas placenteras ansias de suicidio,

Junto a tantas voces que piden a gritos mi delirio,

Y aun así seguir amando como antes lo hice,

Titulando esta mi obra como el argumento de un suicidio.

Ricardo Rodriguez. Grado 1001

Poema 2

Sorpresa!

Cuan gratificante fue y será para mi haberte encontrado a tardes horas de la noche y tempranos segundos de la madrugada; juntos tu y yo acompañados por la presencia de tantos cupidos. Podría decir que fue simultánea la expresión de agrado que juntos compartimos, además de una mutua sensación, fuimos y somos tan cercanos como lo son la muerte y la vida, tu disfrazada de luna y también de sol; cuanto tiempo he de necesitar para hallarte...?; y saber cuan gustoso sería apreciar tu sonrisa, tus padeceres y tu querer, junto a esa inquietud de decir cuánto fue el gusto  conocernos…

Cuan felices podemos ser y cuan añoramos vernos de nuevo; cuántas risas puedes regalarme y puedo regalarte a ti. Cuanta obsesión puesta como emoción. Miles de suspiros dados en tu nombre y tantos más de estos puestos en los recuerdos de esos momentos que fueron eternos. Cientos de versos hechos sucesos y más que sentimientos puestos en un conocimiento, de que fuese siempre un breve comienzo.

A: Sorpresa.    Del Autor: Ricardo Rodríguez

 

 

Acróstico: Puntualidad

Pensar que debo hacer en

Un día como este y por

Ningún motivo debo llegar tarde, porque

Tengo un compromiso,

Una misión para un buen futuro,

Algo importante, ser siempre puntual, porque

Luego ya no habrá oportunidad para poder ser

Independiente hasta el fin.

Día a día no solo debemos

Asistir temprano a clases, sino poder

Disfrutar de la vida escolar con alegría cada día!.

                                                                                      Por Libardo Torres, grado 804

 

 

 

LA TIERRA DEL OLVIDO: PLAYING FOR CHANGE

Homenaje a Colombia

Este sitio usa cifrado para trasmitir las contraseñas. ratmilwebsolutions.com